Infraestructura

La infraestructura de una línea de ferrocarril se divide en dos grandes campos: Obras de fábrica y Obras de tierra. Las obras de fábrica se realizan para salvar obstáculos del terreno y entre ellas están los viaductos, puentes, pontones, pasos inferiores y superiores, alcantarillas, tajeas, túneles, muros de sostenimiento, etc.
Y las de tierra son trabajos de movimiento de tierras básicamente, desmontes y terraplenes, trincheras, etc.
 

OBRAS DE FÁBRICA

  Puentes

Los puentes más comunes del Santander-Mediterráneo están constituidos en su mayoría por tramos metálicos del tipo Vigas de alma llena que se apoyan sobre estribos y pilas de sillería preparados para doble vía, aunque solo se montaba para vía única. Se construyeron de uno, dos, tres y cuatro vanos.
Estos tramos metálicos se diferencian en dos grupos, de tablero inferior y superior, siendo estos últimos los que más abundan en la línea.

Los tramos de tablero superior están formados por dos vigas longitudinales doble "T" en los laterales y otras dos vigas longitudinales de canto la mitad de las anteriores y situadas a medio metro de estas arriostradas todas ellas entre sí mediante vigas transversales colocadas aproximadamente cada 3 metros y roblonadas. Los recintos rectangulares así formados están reforzados interiormente mediante diagonal. Las traviesas colocadas en este tipo de puentes solían estar recubiertas con una lámina metálica que las protegía de los elementos atmosféricos y así retrasar su degradación. La sección transversal se completa con ménsulas laterales que permiten un espacio adicional para unos andenes peatonales, mediante perfiles angulares que forman un triángulo desde cuyo vértice se alza una barandilla de protección exterior.

En los de tablero inferior los largueros están unidos por una estructura metálica que junto con unas planchas forma una especie de cuna donde colocar el balasto y la vía. Este tipo de tablero fue utilizado sobre todo en los puentes en curva, ya que se podía colocar la capa de balasto y así mantener la continuidad del trazado conservando el peralte y la geometría de la vía. En algunos de estos puentes fue retirada la capa de balasto por orden del Ingeniero responsable de las obras por parte del Estado, y se apoyaron las traviesas sobre los largueros calzándolas para conservar el peralte.

A parte de este tipo de puentes se construyó una estructura tipo Pratt en Soria de 70 metros de longitud para salvar el río Duero y otra tipo Warren en Trespaderne de 61,60 metros para el río Ebro.

El puente sobre el río Duero de tipo Pratt tiene el vano de mayor luz de la línea, 70 metros. Para su construcción se levantaron los alzados de los estribos de muros y aletas verticales de sillares del lado Calatayud y con muros y arcos en la zona del apoyo del tablero y aletas verticales de sillería en el lado Soria. El puente se proyectó con una base constituida por una viga a cada lado formadas por diez tramos de 7 metros de longitud cada una, roblonadas entre sí y con el montante con el que forman el nudo. Estos montantes y las diagonales están formados por dos "U" unidas en diagonal entre ellas mediante cartelas.

El puente sobre el río Ebro de tipo Warren dispone de un solo tramo de 61,6 metros de luz entre apoyos, totalmente metálico, con un canto de 8,30 metros medidos entre ejes de los cordones superior e inferior. La sección del cordón superior forma una U invertida, mediante dos vigas compuestas con dos angulares en la parte superior, y un alma de canto variable entre 600 y 900 milímetros, quedando unidos los mencionados angulares mediante una platabanda adicional por la parte de arriba. El cordón inferior queda armado con dos nuevas vigas compuestas separadas por montantes horizontales en U, completándose la estructura con la celosía principal que ata los cordones. Ésta se configura con una serie de montantes verticales en sección doble T, junto a las barras diagonales que destacan por la secuencia de celosías en cruz de San Andrés de su empresillado.

En la línea existen además dos puentes de hormigón, uno en Burgos para salvar el río Arlanzón, siendo de piedra de sillería y de tres vanos de longitudes 14, 14 y 17 metros respectivamente. Y otro situado entre Santelices y Cidad siendo el puente de mayor longitud de la línea y que cuenta con siete vanos de 10 metros de largo y unos 20 metros de altura máxima construidos con sillares de piedra formando arcos.

 

  Túneles

La línea dispone de 15 túneles (16 si tenemos en cuenta el tramo soterrado de Soria). Al igual que los puentes, los túneles también estan preparados para doble vía contando con galerías de gran gálibo y siendo ampliado en trazados en curva. Los hastiales, de sección vertical, están recubiertos de piedra hasta donde comienza la bóveda, la cual ésta realizada en hormigón. El túnel más largo de la línea es el nº5 entre Modúbar y Cardeñadijo con 592 metros de longitud siendo éste el único con sección semicircular.

  • Túnel número 1: Malanquilla a Torrelapaja, 284 metros. Túnel Corrales de la Tejera
  • Túnel número 2: Torrelapaja a Tordesalas, 82 metros. Túnel Las Hoyas
  • Túnel número 3: Torrelapaja a Tordesalas, 245 metros. Túnel del Cerro
  • Túnel número 4: Rabanera del Pinar a Cabezón de la Sierra, 126 metros. Túnel de La Peña del Sol
  • Túnel número 5: Modubar de la Emparedada a Cardeñadijo, 592 metros. Túnel Los Barrancos
  • Túnel número 6: Villaverde de Peñahorada a Peñahorada, 84 metros. Túnel de La Hoz
  • Túnel número 7: Villaverde de Peñahorada a Peñahorada, 201 metros. Túnel el Callejón
  • Túnel número 8: Oña a Trespaderme, 69 metros. Tunel de La Rasa
  • Túnel número 9: Oña a Trespaderme, 84 metros. Túnel de Los Llanos
  • Túnel número 10: Oña a Trespaderme, 192 metros. Túnel de La Blanca
  • Túnel número 11: Oña a Trespaderme, 46 metros. Túnel de Valdemí
  • Túnel número 12: Oña a Trespaderme, 282 metros. Tunel de La Horadada
  • Túnel número 13: Oña a Trespaderme, 66 metros. Túnel de Valdecastro
  • Túnel número 14: Brizuela a Santelices, 84 metros. Túnel de Puentedey
  • Túnel número 15: Santelices a Cidad Dosante, 211 metros. Túnel de Cidad

 

  Otras obras de fábrica

A lo largo de toda la línea se construyeron pontones, alcantarillas y sifones de piedra de sillería y hormigón para salvar los nurmerosos cursos fluviales y caminos. También se construyeron muros de contención donde era necesario por las características del terreno. Siendo el de mayor envergadura el construido entre Santelices y Quintanabaldo para evitar la falta de terreno existente en ese punto.
Entre Oña y Trespaderne también se construyó un muro de piedra en una trinchera para evitar los posibles desprendimientos que pudieran interceptar la vía.
Otra obra importante es la que se encuentra entre Navaleno y Pinar Grande, sobre el PK. 144+500, donde se construyeron unas torrenteras revestidas en piedra con arcos cegados para sostener el terreno acuoso excavado en trinchera.

 

OBRAS DE TIERRAS

Para solucionar los problemas con las barreras naturales del terreno y en donde no era conveniente horadar, se realizaron multitud de terraplenes y desmontes, e importantes trincheras sin a penas maquinaria. Una trinchera reseñable la podemos localizar entre Brizuela y Escaño que se encuentra entre el PK 353+100 al 354+200.
Existen más trincheras a lo largo de toda la línea, como son la de Viñuelas, la de La Callejuela, o las sucesivas en el tramo entre Trespaderne y Oña.